mas-sobre-beefer

Más sobre Beefer

La parilla más caliente de la historia

 
beefer

La parrilla
Beefer One

El Beefer® trabaja exclusivamente con sobrecalentamiento y alcanza temperaturas sin precedentes en parrillas comerciales de aprox. 800 ° C. Esto es posible gracias a un quemador de gas de cerámica de alto rendimiento. Este corto tiempo de cocción, no obstante, permite determinar con precisión el grado de cocción deseado, consiguiendo resultados espectaculares propios de los mejores Steak House.
Los jugos de la carne gotean debido a la quema de supercalentamiento y se recogen en la bandeja situada en la base. En ella, además de capturar esos jugos, se pueden elaborar deliciosas salsas en el mismo proceso de cocción de la carne.

La temperatura extremadamente alta en la superficie del material de la parrilla carameliza la carne, dejando una corteza crujiente y un interior delicado, jugoso. Una experiencia orgiástica de gusto, que sólo puede describirse probándose.

 

La única parrilla que alcanza los

0

¡Bienvenidos al infierno!

 

La parrilla Beefer One PRO
La combinación perfecta de tecnología sofisticada y el calor del Big Bang

¡El milagro de los 800 grados! Asar en una parrilla ya es de por sí una gran experiencia culinaria, pero Beefer eleva la carne a los altares del sabor. Todo un descubrimiento de cuán deliciosos pueden saber la carne o el pescado preparados con Beefer. La cocción con la parrilla Beefer fija nuevos estándares, pues una parrilla convencional asa la carne a 400 grados y con un período de tiempo mayor, mientras que el Beefer asa a 800 grados y en cuestión de segundos. Cualquiera que haya visto a un Beefer en acción ¡entiende a la perfección la espectacularidad de cocinar con él!

 

Un poco de historia

 

Toda leyenda tiene su inicio …
… Roma tiene un mito fundador. El Budismo, también. Los Beatles. Incluso Facebook y Apple, en cierto modo. No somos una excepción.
En el caso de la carne de vacuno, la epifanía empezó no hace tanto tiempo en un restaurante muy legendario en Brooklyn, más precisamente en el Peter-Luger-Steakhouse. Aquí, un día, Frank Hecker come EL steak. Para él, pasó de ser una comida profana a una revelación. Frank Hecker pensó entonces cómo poder replicar este momento divino tantas veces como fuera posible en su existencia terrenal. ¿Cómo podía llegar al fondo del secreto del steak perfecto?
Los esfuerzos y análisis de Frank Hecker los destinó a descifrar “¿Qué convierte a un steak, en un steak perfecto?”. Encontró la respuesta: conseguir 800 º en muy poco tiempo. Dió en el clavo. Averiguó cómo conseguir un incomparable sabor, una deliciosa corteza caramelizada, y un sabor a asado perfecto.
Ochocientos grados pueden hacerlo TODO.

Descubierto el secreto, Frank Hecker pensó que sería fantástico que un mayor número de personas pudieran experimentar Beefer. Aquí es donde entra en juego su amigo de la infancia Marc Kirwald. Juntos desarrollaron una parrilla que pudiera acercar esos poderosos 800 grados a hogares y cocinas. No fue tarea fácil. Ni imposible, pues Marc Kirwald proviene del sector industrial: él es el gerente de la fábrica que hoy en día fabrica los quemadores para Beefer.
Frank y Marc trabajaron incansables en un prototipo, persiguiendo su visión de la barbacoa perfecta. Los primeros intentos, con Bacon y Rumpsteak, les aportaron grandes satisfacciones pero aún faltaba un ingrediente decisivo en la historia de Beefer: Frantz Konzen, amigo común de la escuela. Con Frantz consiguieron diseñar y crear la construcción de metal que aporta a Beefer su forma actual, atemporal y hermosa.
Iniciando una nueva era, nace Beefer-Grillgeräte-GmbH, con sede en Königswinter, Alemania. Consiguieron con éxito que la UE aprobara su prototipo, y al poco tiempo consiguieron la certificación CE y el visto bueno para comercializar su visión. ¡Empieza la gran aventura!

A través del boca a boca consiguieron vender las primeras parrillas, y esos pioneros de Beefer ¡siguen completamente entusiasmados en la actualidad!. Frank Hecker, que también trabaja como director de televisión en Alemania colaborando con varios chefs, comparte un día su visión con el chef Tim Mälzer. Amor a primera vista: Tim se convierte en uno de los primeros y más grandes fans de Beefer. Buen hombre, este Mälzer.
Han pasado muy pocos años de este momento, y Beefer se está convirtiendo gradualmente en un punto de referencia ineludible para amateurs y profesionales que quieren asar consiguiendo resultados perfectos y sabrosos. Estamos convencidos: ¡tú serás el siguiente!

 

La calidad de un
steakhouse de New York
pero donde tu quieras